Los mecanismos II

Los mecanismos II

Esta entrada es la segunda parte de un artículo anterior titulado “Los mecanismos. La introyección”

En el artículo anterior presentaba el concepto utilizado en la terapia gestalt de mecanismos neuróticos. A continuación están los tres mecanismos básicos que faltaban: proyección, confluencia y retroflexión.

Proyección:
La proyección es un mecanismo que, como la misma palabra refiere, va hacia fuera. La primera definición de la RAE dice que proyectar es lanzar, dirigir hacia delante o a distancia. Con esta misma idea la proyección es la acción, interna o externa, de colocar en el otro sentimientos, emociones, intenciones o acciones que nosotros no podemos reconocer como propios.

Se dice que es la otra cara de la moneda del introyecto. Perls (1933, citado en De Casso, 2003) describe el caso de un niño que se ha tropezado con una silla y culpa a la perversa silla “silla mala”. La persona que arruina sus negocios puede atribuir su responsabilidad a una mala época o al destino.

El primer ejemplo me parece esclarecedor de cómo se educa en el “arte” de la proyección. Hay un hábito de decir a los niños, “silla mala” en vez de decir “es que te has tropezado y te has dado un golpe con la silla”. Es una manera de evadir la responsabilidad sobre nuestros propios actos, que supone una pérdida de control y conciencia importantes. Ambos básicos para el trabajo como musicoterapeutas, terapeutas y en general para cualquier persona.

Confluencia:
La confluencia está relacionada con la personalidad dependiente. Ocurre cuando los límites entre el “yo” y lo externo están difuminados y como consecuencia nos fusionamos con el otro. Ocurre cuando la persona se adapta a los deseos de otra persona, a pesar de desear internamente algo distinto, se amolda y se convence de querer lo mismo.

Al perder los límites y confluir, los sentimientos que aparecen después suelen ser la culpa y el rencor. Dependiendo de la persona pueden acontecer después de un periodo corto de tiempo o después de años, cuando son conscientes y se dan cuenta de que no han seguido sus valores, intereses o deseos.

Un ejemplo para comprender mejor la confluencia: Estoy en un bar con unos amigos y me siento cansada, comunico que me quiero marchar y me animan a quedarme. Me quedo una hora más y cada vez estoy más cansada. Al volver a casa andando soy consciente de lo cansada que estaba y me siento irritada por haberme quedado más tiempo, me tenía que haber ido antes.

Desde la corriente gestáltica la manera de recuperar la conexión con nosotros mismos es la individualidad. A través de los límites, la posibilidad de decir no, la posibilidad de tener criterios diferentes. En definitiva, maneras diversas de diferenciarnos del ambiente y estar en conexión con el mundo interior.

Retroflexión:
Anna Freud, quien desarrolló en profundidad los mecanismos de defensa del psicoanálisis, lo denomina “vuelta contra sí mismo”; en Gestalt se llama retroflexión.

Básicamente es que la persona se hace a sí misma lo que desea hacerle a los demás, en relación a sentimientos negativos como la rabia y la agresividad. Se materializa en una agresividad hacia nosotros mismos, cuando realmente el destinatario sería otro. Lo que ocurre internamente es que se modifica la rabia externa a través del odio hacia uno mismo, el narcisismo, el autocontrol y la autodestrucción.

Cada mecanismo nos condiciona a cada persona de una manera particular y diferente, por esta razón descubrir en grupo los mecanismos es una oportunidad de reconocernos única. El trabajo grupal crea un marco ideal para poner conciencia en nuestra manera de relacionarnos, nuestras fortalezas y dificultades.

Queda pendientes otros mecanismos para el siguiente artículo:

  • Deflexión
  • Profexión

Bibliografía:

  1. Polster, M. Polster, E. (1974). Terapia Gestáltica. Buenos Aires: Amorrortu.
  2. De Casso, P. (2003) Gestalt Terapia de autenticidad. La vida y obra de Fritz Perls. Madrid: Kairós.
  3. Peñarrubia, F. (2009) Capítulo 6: Neurosis y mecanismos neuróticos. Apuntes del manual Curso Básico de Terapia Gestalt. EMTG. Material no publicado.
  4. Perls, F (1976) El enfoque gestalt y testigos de terapia. Chile: Cuatro Vientos editorial.

Leave a Reply

Your email address will not be published.