La voz es el sonido del alma

La voz es el sonido del alma

Si la mirada es el espejo del alma, para mi la voz es el sonido del alma. La voz es el sonido crudo de lo que nos sucede internamente.

El oído es el primer sentido que se desarrolla en la gestación. Y a través de los sonidos intrauterinos y los sonidos que percibimos del ambiente, surgen nuestras primeras relaciones con nuestra madre y con las personas cercanas a ella. Al nacer la voz de la madre y otras voces, que reconocemos como fuente de seguridad, nos aportan calma.

Según vamos creciendo exploramos nuestra voz junto con el resto del mundo que tenemos al alcance, con gorgogéos, imitando los sonidos que hay a nuestro alrededor, gritando, disfrutando con la voz, con el grito, con el juego. La voz y el canto surgen de manera natural en nuestro día a día.

¿Qué nos ocurre después? ¿Dónde se queda la naturalidad y la experiencia orgánica del canto? A cada persona le ocurre de una manera, el secreto está en descubrirlo y en cantar para explorar, sentir, comprender, percibir…

La voz, con su inspiración y espiración está íntimamente relacionada con la vida, con lo ciclos, con la introspección y la socialización. La voz tiene para todos una relación profunda con nuestra esencia y nuestro propio ser,  ya que posee un timbre único. Lo que ocurre es que mientras vamos creciendo nuestras voces son modeladas con exigencias, “deberías” y son frustradas de su sonido genuino para ser como se supone que deben ser. Y al igual que nosotros mismos y nuestra expresión, nuestra voz se ve sometida y damnificada.

Aquí es donde el canto como terapia tiene su gran potencial, ya que la voz a pesar de estar “encorsetada” o “enmascarada” (utilizando aquí el símil de la máscara del carácter) tiene un diálogo constante con lo esencial de nuestro ser a través de la respiración. Cantar nuestros sonidos internos nos permite conectarnos, reconocernos, sentirnos sin necesidad de hacer nada, partiendo de nuestra propia escucha y a partir de ahí… permitir que la voz y el canto nos guíen hacia nuestra sabiduría interna.

¿Deseas descubrirte? En octubre hay un taller:

Leave a Reply

Your email address will not be published.