Al calor del invierno

Con la llegada del frío invierno los animales empiezan sus periodos de hibernación y descanso para poder sobrevivir. Nosotros en esta época pasamos más tiempo refugiados en el calor de hogar, en familia y/o con amigos, sobre todo en los periodos festivos. La tradición se alía con el frío para juntarnos y despedir el año que acaba y celebrar el comienzo del año nuevo. Al refugiarnos todos juntos damos la posibilidad de activar las relaciones. Permitimos que reaparezcan los conflictos no resueltos, resurjan las dificultades personales, sentimientos y pensamientos apartados… Que en definitiva aparezca de nuevo la vida en nuestro interior, a veces placentera y otras veces no tanto, aunque todo vida al fin y al cabo.

Os invito a conectar con la sabiduría del cuerpo y el calor interno para poder saborear esta temporada de una manera más consciente y con mayor entrega.

¡Celebro y brindo por el calor de los encuentros! ¡Y por todo lo que nos permite descubrir el frío invierno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.